Llegan las Navidades y con ellas, muchas ilusiones y deseos por alcanzar, nuevos propósitos para el año que está por llegar y momentos de compañía en familia. Pero sin duda, si algo mágico tiene la Navidad es la alegría con la que ellos ; los más pequeños/as de la casa, viven la espera de la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos.

En algunas familias de niños/as con autismo este momento genera ansiedad y desconcierto, es entonces cuando surgen infinitas preguntas y dudas; ¿Qué le compraré este año? ¿Sabrá utilizarlo o volverá a romperlo? ¿Qué puedo regalarle para favorecer el juego funcional? Y así millones de preguntas que invaden la mente de los familiares con el único objetivo de que ese día tan esperado pueda ser igual de mágico en su hijo/a con autismo.

 Pero, ¿qué es jugar?

El juego es un actividad que se utiliza para la diversión y el disfrute personal. Es inherente al ser humano. En muchas ocasiones el juego es un ejercicio recreativo sometido a reglas donde unas veces se gana y otras se pierde. En otras, puede utilizarse como estrategia educativa e incluso como forma de establecer relaciones sociales.

reyes magosEs cierto que algunos niños/as con autismo tienen dificultades para comprender y seguir normas establecidas en los juegos. También pueden mostrar rechazo y frustración ante determinados juegos que implican establecer relaciones sociales. Además de todo esto puede ocurrir, lo que más preocupa a las familias, que no jueguen con los juguetes típicos establecidos para su edad o simplemente que no les den el uso para lo que han sido diseñados.

Ahora bien, si un niño/a con autismo juega con una pinza de tender y disfruta con ello, ¿por qué a esa actividad no le llamamos jugar? ¿Realmente buscamos regalarle felicidad ese gran día o por el contrario deseamos que los Reyes Magos nos traigan ese juguete “milagro” que le permita jugar como los demás?

Lejos de juzgar y opinar más de la cuenta, diré que no existen juguetes para niños/as con autismo. De la misma forma que no existen juguetes para niños/as morenos o niños/as con gafas. Y por supuesto, no debería de clasificarse los juguetes en función del sexo, pues ¿quién decide que juguete es el idóneo para un niño o una niña? Pues el disfrute personal es una cuestión intrínseca al individuo.

Opiniones a parte, proponemos 4 orientaciones básicas a tener en cuenta a la hora de jugar con un niño/a con autismo.

4 Orientaciones básicas para disfrutar del juego con tu hijo/a con autismo.

1. Muéstrale diferentes formas de divertirse como parte de las rutinas diarias.

Elabora varias cajas de juego (preferiblemente transparentes) que cumplan distintas funciones. Por ejemplo, la caja de puzzles y encajables para jugar con un adulto, la caja de objetos sensoriales para los momentos de relajación o de dormir e incluso la caja de instrumentos musicales para jugar en familia. Todas ellas con sus correspondientes fotografías/pictogramas en la tapa de la caja.

Cuando los niños/as tienen a su alcance todo el tiempo los juguetes suelen perder la motivación con mayor rapidez. Por otro lado, tener los juguetes guardados en cajas fomentará la comunicación ya que necesitará demandar aquello que desea.

2. Desarrolla la creatividad para hacer los juegos más funcionales

Si tu hijo/a suele jugar la mayor parte del tiempo de forma no funcional, observa qué es lo que le gusta y qué objeto es el que utiliza e intenta buscar otro que cumpla dicha función. Por ejemplo; le gusta coger las botellas de productos de limpieza para agitarlas. Llena una botella de agua pequeña e introduce purpurina dentro y cierra el tapón con cinta aislante. También puedes ponerle tinta de color o algún objeto de interés dentro para que lo vea flotar. Puedes elaborar botellas de diferentes tamaños y colores y así jugar con él a clasificarlos por tamaño y color.

Si le gusta lanzar objetos analiza si lo que le gusta es el ruido que provoca al chocar o simplemente ver el objeto en suspensión. Si es por el primer motivo puedes comprar juguetes que provoquen ruido, como puede ser un tambor o incluso una diana con luces y música. Si le gusta ver “volar” los objetos puedes utilizar figuras de papel o incluso objetos voladores como helicópteros, aviones…

3. Enséñale las normas para cada juego

Explícale cómo y dónde puede utilizar cada juego o juguete nuevo. Amplía sus intereses muy poco a poco, dedica tiempos de juego dirigido donde primero le pedimos que juegue con un nuevo objeto y a continuación le dejamos que escoja su juguete. Ve ampliando los tiempos de juego dirigido poco a poco e intenta que siempre tengan lugar en el mismo sitio y en la misma rutina.

4. Participa de sus juegos particulares

Disfruta del juego con tu hijo/a, acércate e imita y participa de su forma particular de jugar. No la juzgues, simplemente disfruta a su lado, observando su felicidad.

Para más información:

Programa Creer es Crear. 

Otros enlaces de interés:

Blog de Anabel Cornago, El sonido de la hierba al crecer

Manual del juego para niños con autismo. 

Queridos Reyes Magos, quiero que mi hijo/a con autismo aprenda a jugar

Si te ha gustado el artículo «Queridos Reyes Magos, quiero que mi hijo/a con autismo aprenda a jugar», puedes compartirlo con un amigo/a.